El fin de la preparatoria se acerca, y ello lleva a pensar en qué será de nuestra vida y nuestro futuro. Justo en ese momento surge una pregunta: ¿por qué estudiar una carrera?

Y es que es normal que padres y familiares aconsejen cursar una licenciatura, pero ¿realmente comprendes las razones por las que debes hacerlo?

Si no las conoces y entiendes en este momento, posiblemente comiences a trabajar en un empleo “temporal”, empieces a generar un poco de dinero y la ambición se apodere de tu mente, ocasionando que prefieras los ingresos económicos por encima de tu capacitación.

“¡Los estudios son una pérdida de tiempo!”, es una de las afirmaciones que suelen hacer los jóvenes que no prestan atención a los consejos de sus padres y afrontan una situación similar.

Pero, ¡espera! ¡No permitas que ese sea tu caso! Si lees con atención este artículo, comprenderás de una vez por todas por qué estudiar una carrera universitaria resulta una excelente idea.

Dicho esto, a continuación te explicaremos 7 motivos por los que debes inscribirte en la universidad luego de culminar la preparatoria.

1. Impulsarás tu crecimiento personal

Aunque trabajar también es importante para los jóvenes, en este momento de tu vida tu prioridad deben ser los estudios.

Es en la universidad donde adquirirás un bagaje cultural más amplio, debido a que tus conocimientos se expandirán; y no solamente porque los adquieras en el aula, sino que las experiencias que acumules en la escuela te servirán para tu vida diaria.

También, te proporcionará más valores y aptitudes que te ayudarán a crecer como persona, por ejemplo:

  • Responsabilidad
  • Perseverancia
  • Disciplina
  • Orientación al logro

Además de estas cualidades, la vida universitaria representará un paso más hacia la independencia definitiva de tus padres.

A diferencia de la preparatoria, en una institución de educación superior serás completamente responsable por tus actos y, aunque te motivarán, no tendrás a profesores y autoridades detrás de ti, ni llamando tu atención para que cumplas con tus actividades.

Eso hará que desarrolles autodisciplina y conciencia de lo que es conveniente para ti, algo indispensable para vivir de forma independiente.

2. Tendrás mayores ingresos económicos

Estudiar una licenciatura te brindará conocimientos más amplios y además te garantizará un futuro mejor desde el punto de vista económico.

Las personas que cuentan con títulos universitarios tienen más posibilidades de acceder a empleos muy bien remunerados.

De hecho, un artículo de Excelsior, que se cita un estudio realizado por Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en 2016, refleja que alguien que estudió en la universidad gana un 75 % más que quien terminó sólo la preparatoria.

Para ese entonces, el ingreso promedio de los licenciados era 10 mil 885 pesos al mes, mientras que el del resto de los trabajadores era de 6 mil 208.

Al revisar las estadísticas actualizadas del IMCO, notamos que 29 sectores profesiones, que abarcan unas 40 licenciaturas distintas, tienen medias salariales superiores a los 10 mil pesos mensuales.

Mientras tanto, el promedio de ingresos general de México (es decir, el que incluye a trabajadores no profesionales) es de 6 mil 687.

Por otro lado, al preguntarte por qué estudiar una carrera, debes saber que al hacerlo adquirirás conocimientos útiles para el emprendimiento, una excelente forma de generar ingresos.

La formación universitaria te permitirá desarrollar una trayectoria empresarial organizada y gestionar tus negocios con base en los mejores principios, técnicas y metodologías.

Por supuesto, existen algunas licenciaturas que tienen una mayor relación con el emprendimiento que otras.

Entre las carreras ideales para quienes aspiran a tener sus propios negocios están Contaduría Pública, Administración de Empresas, Comercio Internacional y Mercadotecnia.

Sumado a esto, los profesionistas también tienen la posibilidad de generar ingresos a través de servicios independientes, como asesorías y consultorías.

Por ejemplo, si te gradúas de la carrera de Ingeniería Industrial podrás asesorar a empresarios e inversionistas del sector manufacturero.

El gran beneficio del libre ejercicio profesional es que tú serás el encargado de determinar el precio de tus servicios y competencias. Además, no deberás cumplir con un riguroso horario laboral y podrás asumir la carga laboral que desees.

3. Harás nuevas amistades

Como universitario enriquecerás tanto tus conocimientos como tu entorno social, ya que podrás rodearte de gente que tiene las mismas metas, necesidades e intereses, y por lo tanto te alentarán a seguir creciendo profesionalmente.

De hecho, no te sorprendas si muchos de tus compañeros y otros miembros de la comunidad universitaria se convierten en tus próximos grandes amigos.

Así como durante el bachillerato y la preparatoria hiciste sólidas amistades, que te han regalado momentos inolvidables, ¡lo mismo sucederá en la universidad!

Eso sí, debes ser abierto y receptivo a conocer nuevas personas e interactuar. De lo contrario perderás la oportunidad de integrarte a círculos sociales de la comunidad estudiantil.

4. Podrás hacer networking

La importancia de establecer amistades e interactuar durante tu vida universitaria va mucho más allá de la necesidad de integrarte.

Es importante que estés consciente de que el estudio de una carrera es un momento único para hacer networking.

¿Sabes de lo que te hablamos? Este término hace referencia al proceso de crear una red de contactos profesionales que incremente tus posibilidades de acceder a atractivas oportunidades laborales.

Recuerda que en el futuro cercano tus compañeros, e, incluso tus profesores, se encontrarán en el mismo mercado laboral que tú, así que te resultarán un muy buen apoyo.

5. Harás lo que te apasiona

Los sueños siempre hay que cumplirlos, y si cuando eras pequeño soñabas con ser dentista, maestro, arquitecto, contador o ejercer cualquier otra profesión, no debes desistir.

Dicen que trabajar en lo que te gusta no es trabajo, sino una actividad gratificante.

Pero no olvides valorar tus habilidades y aptitudes para que escojas la licenciatura adecuada para ti, y trabajes en lo que realmente es tu vocación.

En otras palabras, ya no debes pensar ¿por qué estudiar una carrera?, sino “¿cuál es la licenciatura ideal para mí?”.

6. Accederás a posgrados

No estudiar una carrera universitaria significa que limitarás tus posibilidades de capacitación.

Si bien al terminar la preparatoria podrás realizar algunos cursos, no tendrás acceso a los más elevados programas académicos: especialidades, diplomados, maestrías y doctorados.

Ten presente que al cursar un posgrado ampliarás de forma significativa tus conocimientos, niveles de empleabilidad y también tus ingresos.

Sí, la diferencia entre el sueldo de un profesionista con posgrado y los que no poseen suele ser sustancial.

Por ejemplo, en el caso del sector profesional de contabilidad y fiscalización, sus egresados experimentan un sorprendente incremento salarial de 271.2 % cuando poseen especialidades, maestrías o doctorados, según estimaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Esto significa que la media salarial de estos especialistas pasa de 13 mil 357 pesos al mes a 46 mil 801, una cifra que equivale a más de 15 veces el salario mínimo general, establecido en 102.68 pesos diarios (unos 3 mil 080 mensuales).

Mientras tanto, el ingreso básico legal en la zona libre de la frontera norte asciende a 176.72 pesos diarios (unos 5 mil 300 al mes).

7. Podrás poner tus conocimientos al servicio de tu familia y la comunidad

Con esto no queremos decir que regalarás tu trabajo y conocimiento, pero eventualmente sí podrás prestar apoyo a tus seres queridos y a tu comunidad gracias a los conocimientos que adquirirás durante la carrera.

Y es que todo joven tiene mucho que agradecerles a sus familiares y amigos, y la capacitación universitaria te permitirá retribuir el apoyo que te han brindado.

Una de esas carreras que te permitirá convertirte en un profesional valioso para tu entorno es Derecho.

Entre las ventajas de estudiar una licenciatura en Derecho está que podrás prestar asesorías básicas a tus allegados sobre temas que, si bien para ellos parecerán complejos, tú los dominarás a la perfección.

Aspectos y trámites tan esenciales como la venta de un bien de valor requieren de la guía y apoyo de un abogado.

Lógicamente, lo mismo sucede con muchas otras carreras, que brindan conocimientos específicos que resultan útiles para ayudar a los demás.

Sin duda, tus padres, familiares y amigos estarán muy orgullosos de ti si aplicas tus conocimientos para apoyarlos en sus asuntos, y a la vez eso te generará una gran satisfacción personal.

¡Y listo! Ya viste muchas las razones por las que te conviene cursar una licenciatura.

¡Ya sabes por qué estudiar una carrera resulta una brillante idea!

A pesar de que vivimos en una sociedad en la cual la mano de obra se antepone a la educación, la decisión de querer desarrollarte en todos los aspectos (económico, cultural, profesional, etc.) es tuya.

No lo olvides: la educación universitaria no es una pérdida de tiempo, y sí te será de gran utilidad.

Estudiar una carrera ampliará tus horizontes, y como dijo Paulo Freire: “La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”.

¿Te gustó este contenido? Nos encantaría que nos comentes qué te pareció y, además, estamos dispuestos a aclarar todas tus inquietudes, ¡así que no olvides escribirnos en la caja de comentarios!