Actualmente, estamos atravesando un momento que sin duda va a marcar la historia: la pandemia del coronavirus.

A partir de esto, las personas nos hemos visto forzadas a cambiar la manera en que se solían hacer las cosas: se ha implementado el home office como estrategia para que algunos puedan conservar sus empleos, las ventas de productos en línea han cobrado gran importancia, los alumnos en prácticamente cualquier nivel de educación están recibiendo instrucción a través de medios digitales, y en general, las personas hemos tenido que estar lo más aisladas posible para reducir la velocidad y cantidad de contagios.

Este acontecimiento trae consigo muchos retos y oportunidades, especialmente en el sector educativo.

Por ello, hoy decidimos hablar con un experto del sector, el doctor Rafael Campos Hernández, quien es Rector Institucional de Aliat Universidades.

¿Cuál es la labor de una universidad?

Primeramente le preguntamos a nuestro experto cuál es la labor de una universidad y nos comentó que estas son instituciones que surgen en el inicio de la Edad Media con la finalidad de otorgar todo el conocimiento y ciencia que se tenía.

Al encontrar alguna dificultad, un grupo de expertos lo manejaban y posteriormente formaban la academia, donde compartían las soluciones propuestas con otras personas.

Por ejemplo, si existía un problema de salud, los médicos se reunían, determinaban lo que funcionaba, establecían protocolos, experimentaban y lo comunicaban a la comunidad.

Las facultades eran instituciones de formación y educación de profesionistas y artesanos que compartían sus saberes para la resolución de problemas.

Con el paso de los años, la finalidad de la universidad de la Edad Media se sigue cumpliendo: la universidad es un espacio de instrucción que busca reunir a diversos expertos con objetivos de solucionar problemas de diversas áreas como la medicina, las artes, las ciencias entre otras. Luego, al convertirse en academia, los docentes transmiten los conocimientos para que seguidamente los alumnos se enfrenten al mundo laboral, se empleen y resuelvan nuevas problemáticas, y así formar un ciclo.

El surgimiento del coronavirus es otro gran ejemplo.

Llegó un nuevo problema donde las empresas, los investigadores, estudiantes, se unieron en misión para encontrar recursos y establecer medidas de protección de la salud. Las respuestas que se encuentren serán enseñadas y se preparará a las demás personas con tales herramientas y saberes. De ahí la importancia de la educación en la sociedad.

¿Cuáles son los principales retos y oportunidades para las universidades tras la pandemia?

Accesibilidad

Recordemos bien que el derecho a la educación es un derecho humano fundamental… aunque no se cumple en muchos de los casos. Respecto a ello, el doctor Rafael Campos Hernández nos comentó que el primer reto que se tiene hoy es cómo hacer accesible la universidad.

Esto significa que se pueda pagar cuando se decida estudiar en una universidad privada, y que se pueda ingresar aun cuando no se tengan las mejores calificaciones.

Por ejemplo, las universidades públicas no son accesibles, y esto no se refiere al aspecto económico, ya que no cobran; sin embargo sólo reciben del 8 al 15 % de las personas que aplican pues no tienen capacidad para recibir a todos. Así, se rechaza aproximadamente al 90 % de la gente que intenta ingresar.

De igual manera, muchas de las universidades privadas cobran cantidades exorbitantes, y sólo ingresan las personas que pueden hacer el pago de sus mensualidades.

Por fortuna, algunas universidades privadas integran otras maneras para ayudar a sus alumnos brindándoles becas, estableciendo distintas modalidades de estudios para que puedan adaptar sus horarios de acuerdo a sus necesidades y también apoyándolos en la búsqueda de empleo para que puedan pagar sus estudios.

Innovación permanente

La palabra innovación se escucha muy a menudo. Recordemos que este término se refiere a la introducción de modificaciones que se realizan para que un producto, servicio, idea, negocio sea mucho mejor, aumentando su productividad y/o alcance para generar un mayor valor.

En el sector educativo, la innovación permanente es fundamental en todas las áreas (ciencias sociales, humanitarias, ciencias de la salud, entre otras). Nos debemos adelantar a la historia y esto trae consigo responsabilidades de formación y capacitación de alumnos y docentes en cuestión de tecnologías de la información, conocimiento de ciencias y de ética.

Otra responsabilidad más de la innovación es la promoción del cambio de cultura. Se debe buscar que se cambie el modo de pensar acerca del aprendizaje y enseñanza, las relaciones con los alumnos, profesores y/o padres de familia, y los métodos de evaluación.

Fomentar el autoaprendizaje

Un gran número de alumnos en el país se rehusaban a tener clases virtuales “por no ser lo mismo que en el aula”, y además argumentaban que no todos los alumnos y docentes tienen la capacidad ni el acceso a una computadora, ni a una buena red de Internet.

Sin embargo, algo necesario es tener claro que la educación no depende de la tecnología, ni de los docentes, ni de la sociedad, depende de cada persona.

Por esto, el consejo que nos dio nuestro experto es que debemos desarrollar (independientemente de la edad) la capacidad de autoaprendizaje.

Con ello, cada individuo encontrará la forma de desarrollar al máximo sus fortalezas. Por ejemplo si no tienes acceso a Internet puedes buscar bibliotecas públicas, establecer pláticas con diversas personas y así desarrollar conocimientos y encontrar soluciones.

En palabras del doctor Campos Hernández: “Si educamos para sacar la mejor versión de cada persona, cada persona descubrirá cómo salir adelante”.

Capacitación y evaluación

La pandemia vino a mostrar qué tan avanzados estamos en la cultura digital, así como qué tanto era su cobertura.

Es decir, un factor es que las universidades inviertan en tecnologías y otro muy distinto es que los maestros y alumnos las utilicen. Es por esto que se necesita una alfabetización digital en todos los niveles.

También hizo más evidente la necesidad de desarrollar ciencias, tecnologías, el uso de matemáticas y la ética.

Bien, ya leíste sobre algunos de los retos y oportunidades a los que se enfrentan las universidades tras la pandemia. Esperamos que sea información valiosa para ti.

El presente artículo fue realizado basado en la entrevista a Rafael Campos Hernández, quien es licenciado en Ciencias de la Educación, maestro de Ciencias Cognitivas y doctor en Educación, y labora como Rector Institucional de Aliat Universidades. Agradecemos mucho su colaboración.

En este panorama, la carrera Ciencias de la Educación surge con más fuerza, pues hay retos importantes y urgentes que atender. Si te interesa el área, no dejes de leer nuestro ebook 6 ventajas de estudiar la carrera de Ciencias de la Educación.