Todo emprendedor tiene una gran inquietud a la hora de materializar una idea de negocio: el retorno de la inversión.

Poner en marcha un proyecto empresarial, independientemente de su tamaño, siempre conlleva riesgos e incertidumbre, así que el gran dilema es si el dinero destinado para el mismo podrá recuperarse y, sobre todo, en cuánto tiempo.

De hecho, la viabilidad de un emprendimiento depende de forma directa de este aspecto, que en el mundo de las finanzas se conoce simplemente como ROI (Return on Investment).

Por esa razón, para que puedas esclarecer en cuánto tiempo recuperarás el capital invertido en el negocio que siempre has tenido en mente, a continuación te explicaremos de manera detallada el concepto del ROI y cómo calcularlo, entre otras cosas.

¡No te apartes!

¿Qué es el ROI?

El ROI es un indicador financiero que utilizan las empresas y emprendedores para medir y proyectar los resultados económicos de sus inversiones y la viabilidad de las mismas.

El resultado de su cálculo es el margen de beneficio de cada peso, euro o dólar destinado para un negocio o proyecto, lo que a su vez ayuda a determinar en cuánto tiempo se recupera la inversión.

¿Cómo calcular el ROI?

El cálculo del retorno de la inversión es realmente sencillo, y su mayor dificultad está en precisar y proyectar datos realistas.

La fórmula tradicional del ROI es la siguiente: (Ingresos – Inversión) / Inversión.

Por ejemplo, si tu expectativa de ingresos netos anuales es de $ 100,000 y la inversión es de $ 40,000, el resultado de la resta será $ 60,000, que luego debes dividir entre la inversión ($ 40,000) y te dará un ROI de 1.5.

Esto quiere decir que cada peso invertido generará 1.5 de beneficio, lo que se considera muy favorable. Un ROI positivo en un plazo de un año es sinónimo de una buena idea de negocios.

Si tienes una expectativa de ganancias anuales de $ 100,000, eso quiere decir que el promedio de ingresos mensuales será de $ 8,333; así que la inversión inicial se recuperará en un periodo menor a 5 meses.

Como ves, el proceso es bastante sencillo, así que concéntrate en realizar investigaciones sólidas y precisas para obtener los datos de esta ecuación.

También, puedes acudir a expertos en el área financiera para calcular el payback o tiempo de recuperación de inversión (PRI), un indicador de rentabilidad más complejo.

¿Cuáles son los tiempos estimados de recuperación de inversión?

No existe un plazo concreto de recuperación de inversión a nivel general, ya que cada compañía cuenta con características específicas, y el costo de su puesta en marcha es diferente.

Lo que sí es cierto es que existen dos tipos principales de inversiones: de recuperación a mediano plazo y a largo plazo.

Si eres un emprendedor primerizo, te conviene optar por proyectos que te permitan recuperar tu dinero en un periodo corto, preferiblemente menor a un año.

Generalmente, este tipo de inversiones son aquellas que no conllevan la compra de infraestructuras y la adquisición de costosas maquinarias.

Por ejemplo, los emprendimientos del comercio electrónico, que no requieren la adecuación de espacios físicos ni una gran nómina, son un buen ejemplo de ello.

En cuanto a las inversiones a largo plazo, un buen ejemplo son aquellas que se destinan a mercados bursátiles, específicamente a acciones de empresas que pueden revalorizarse con el pasar de los años.

¿Cómo reponer la inversión en poco tiempo?

Para reponer la inversión no existe una fórmula mágica. Sin embargo, existen diferentes pasos y consejos que resultan de gran utilidad, como:

Capacitarte

El emprendimiento es una actividad exigente, en la que destacan aquellos que tienen un mayor nivel de preparación.

Por esa razón, resulta una gran idea que optes por cursar una carrera que esté relacionada con el mundo de los negocios, como Administración de Empresas y Comercio Internacional, por ejemplo.

Esta clase de licenciaturas aborda las áreas indispensables para el manejo de empresas, tales como:

  • Costos y Adquisiciones;
  • Gestión de Recursos Humanos;
  • Planificación Financiera;
  • Gerencia Estratégica;

También, este tipo de carreras enseñan sobre el análisis de entornos donde se desarrollan las compañías.

Definir al público ideal

Un emprendimiento será mucho más rentable si apunta a un segmento de mercado específico y se convierte en una sólida alternativa comercial dentro de él.

Es importante que durante la fase de planificación del negocio investigues muy bien el mercado y los potenciales compradores.

El perfil del público objetivo toma en cuenta variables como rango de edades, intereses, nivel educativo y capacidad económica.

Optimizar el presupuesto

En la actualidad, para emprender no se necesita un presupuesto millonario.

Las plataformas tecnológicas y la economía colaborativa, por ejemplo, permiten mitigar los costos de materializar una idea de negocio.

Si gestionas tu capital de forma inteligente, el monto final de la inversión será mucho menor y, también, podrás recuperarlo en un menor tiempo.

Es importante que procures que tu negocio tenga una estructura de costos baja en su primer año, ya que así tendrás márgenes de beneficios altos y sustentabilidad.

No contrates más empleados de los necesarios ni contrates servicios de terceros que no sean indispensables.

¡Eso es todo! Si leíste con atención todos estos puntos ya sabes cómo calcular el tiempo de retorno de inversión.

Ahora, analiza muy bien tu proyecto de negocio y sus costos para que determines el periodo que tardarás en tener de vuelta el dinero destinodo a él.

No olvides que la rentabilidad de tu inversión dependerá, en gran parte, de lo capacitado que estés para gestionar el negocio, así que toma en cuenta carreras como Administración de Empresas y Comercio Internacional.

¡No dudes en formarte de manera formal!

¿Te pareció interesante este artículo? Si quieres saber más sobre las mejores alternativas académicas para los jóvenes y adultos interesados por el emprendimiento y la gestión de negocios, ¡escríbenos en la caja de comentarios!