En 2010 la gastronomía mexicana alcanzó la gloria y el máximo reconocimiento a nivel mundial.

Si bien ya era famosa y popular, en ese año pasó a un siguiente nivel al ser catalogada como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco.

Este reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura no es poca cosa. Y es que solo lo han obtenido 4 cocinas a lo largo de la historia.

Además de la mexicana, son consideradas patrimonio de la humanidad las gastronomías de Francia y Japón, así como la dieta mediterránea, que abarca las prácticas y recetas culinarias de España, Chipre, Grecia, Marruecos, Portugal, Italia y Croacia.

Sorprendente, ¿cierto? Pero, ¿cuáles razones hacen que la comida de México sea tan especial y reconocida en todo el mundo?

¡Sigue leyendo y conoce 3 de ellas!

1. Mestizaje culinario

Sumergirse en la historia y la evolución de la gastronomía mexicana es una experiencia increíble y, a la vez, desafiante, pues nuestra cocina es un mundo en sí misma.

Uno de los elementos que la hacen tan variada y amplia es el mestizaje culinario, que ha enriquecido los platillos desde las recetas ancestrales hasta la actualidad.

Si bien muchos de nuestros platos se basan en tradicionales de los pueblos originarios, también tienen aportes de culturas mediterráneas y europeas, incorporadas durante la época colonial.

Precisamente, este mestizaje hace que la gastronomía mexicana sea deliciosa, única y, además, muy bien valorada internacionalmente.

2. Amplia variedad de ingredientes

Sin duda, éste es uno de los elementos que le da mayor atractivo y reconocimiento a la gastronomía mexicana.

Para los turistas, el mundo en general e, incluso, nuestros propios ciudadanos, resulta increíble la cantidad de ingredientes que tiene la cocina de México, tanto así que realmente es casi imposible conocerlos todos.

Además de poseer decenas de tipos de chiles, nuestra gastronomía destaca por ingredientes como el maíz, el frijol, el epazote, el nopal, el aguacate y los gusanos de maguey.

3. Complejidad de los platillos

Los platillos mexicanos, al menos muchos de ellos, no sólo involucran múltiples ingredientes y mestizaje culinario. A la vez, demandan procesos de elaboración muy específicos, minuciosidad y verdadero talento para la cocina.

Platillos tan típicos como el pozole, que suelen prepararse en casa durante las reuniones familiares, demandan de destreza culinaria, diferentes procesos y métodos concretos.

Por ejemplo, en el caso de este platillo, requiere la integración de procesos como descabezar y limpiar maíz, cocer carne, preparar caldos y, además, decorar con minuciosidad y sentido estético al servir.

¡Listo! Ya sabes cuáles son 3 de las razones que hacen que la gastronomía mexicana sea tan respetada y reconocida a nivel mundial.

¿Te pareció interesante este material? Si te llama la atención el mundo de la cocina y nuestro arte culinario, ¡sigue las entradas de nuestro blog!