Reducir la cantidad de basura y ayudar a las personas a equilibrar su salud fueron las ideas ganadoras de la tercera edición de Desafío Aliat, que este año se llevó a cabo de manera.

El proyecto Mundo de Papel, representado por Suleyka Guerra, estudiante de la carrera de Administración de Empresas en UNEA campus Chihuahua, fue el elegido como primer lugar.

Esta idea pretende construir muebles a base de materiales reciclados con la intención de ofrecer precios bajos y brindar un producto accesible y de calidad.

De acuerdo con Suleyka, no sólo como participante de Desafío Aliat se lleva el premio de primer lugar, sino muchas enseñanzas y experiencias que le ayudarán a continuar con su emprendimiento.

Y el segundo lugar, se lo llevó el proyecto 21 días de comida mexicana, hábitos saludables de Marina Alva, estudiante de Corbusé campus Parque Hundido.

Este proyecto es una aplicación en dónde habrá recetas de comida saludable, que cubra con las necesidades de personas que padecen enfermedades como diabetes, hipertensión, obesidad o endometriosis. A través de diferentes platillos y tips, los afiliados podrán preparar sus comidas sin perder el sabor ni su valor nutricional.

Marina expresó su agradecimiento a la red Aliat Universidades, a los jueces por sus comentarios y aportes sobre su proyecto y también a todos los chefs de Corbusé campus Parque Hundido por el apoyo.

Para conocer el tercer lugar, se tuvo que esperar un poco más, pues éste fue elegido por votación de seguidores y público de las redes sociales. El martes 29 de septiembre, se dio a conocer a este último ganador y el proyecto que logró el apoyo de la audiencia fue Fungicell, presentado por Jessica Guadalupe Quistíano Martínez, estudiante de UTAN campus Industrias.

Algunos de los criterios que se consideraron para calificar los proyectos de los 9 finalistas de Desafío Aliat de este año, fueron propuesta de valor, viabilidad de mercado y habilidad para exponer, así como el criterio experto de los jurados invitados.

El panel de jurados estuvo confirmado conformado por Martha Violante, editora Web en Jefe Entrepreneur en Español; Ivonne Vargas, escritora y escritora en temas empresariales; Lilia Yee, consultora internacional y emprendedora serial; y Armando Laborde, socio y director de estrategia de New Ventures.

Emprendimiento que transforma vidas

Durante la transmisión del evento, el director general de Aliat Universidades, Leo Schlesinger, señaló que una de las herramientas que brindan las instituciones de la red es el impulso al espíritu  emprendedor para que los estudiantes desarrollen esas habilidades y puedan transformar su vida y logren alcanzar sus sueños.

“Quiero agradecer a los participantes de Desafío Aliat y al jurado experto por el apoyo y compromiso con esta iniciativa, muchas gracias y mucho éxito”, indicó Leo Schesinger.

Al mismo tiempo, Nora Méndez, directora de Fundación Aliat, quien fue la encargada de anunciar a los dos primeros lugares, señaló que fue todo un orgullo para la Fundación ser parte de esta iniciativa y afirmó sentirse “muy feliz por ver el desarrollo alcanzado por los participantes y sus proyectos”.

“Para todos nosotros, todos ellos ya son unos ganadores y dignos representantes de la comunidad Aliat”, aseguró.

Finalmente, indicó que los finalistas que no quedaron dentro de los 3 primeros lugares, no se irán con las manos vacías pues se les dará un regalo sorpresa por su esfuerzo y participación.

Desafío Aliat, la final de Festival Empréndete

Cada año, en todos los campus de las instituciones que son parte de la red Aliat Universidades, se lleva a cabo el Festival Empréndete, que es una actividad que invita a todos los alumnos a desarrollar su perfil emprendedor.

Los finalista de Desafío Aliat 2020 fueron los 9 mejores proyectos presentados durante el Festival Empréndete 2019, en donde participaron 108 ideas emprendedoras, de las cuales 20 fueron elegidas y finalmente de ahí salieron los emprendimientos que se presentaron en la transmisión en vivo de la final.

Aunque no fueron ganadores los 9 proyectos, las ideas que este año llegaron a la final mostraron gran madurez y potencial.

Cafetería El Merequetengue, esta idea tiene como objetivo ser un especio inclusivo al impulsar el desarrollo laboral de adultos y jóvenes con o sin discapacidad, y promover la cultura cafetalera. La representante de este proyecto fue Eva Cecilia Cruz de CEST Tapachula

Biocilindro es un proyecto que busca crear un cilindro de biogás que sirva como combustible alternativo para las comunidades vulnerables. Éste fue representado por Pedro Esteban Canche de UVG campus Coatzacoalcos

Plafón termoacústico, una idea que busca crear plafón compuesto, el cual sería construido con materiales reutilizados para hacer de éste una opción económica para mejorar la temperatura y acústica de viviendas de personas de bajos recursos. El representante de este proyecto fue Marco Antonio Solís de UVG campus Comitán

Lacobites, un proyecto que busca reducir la contaminación del agua al evitar que el suero de leche sea desechado por la industria quesera y utilizarlo para crear dulce de leche. La representante de esta idea fue Dafne Arely Pérez  de Universidad ETAC campus Tulancingo

Nopalimentos, esta idea busca crear pan de barra o tipo francés a base de nopal, con lo cual podría ofrecer un pan de calidad, cargado de nutrientes, vitaminas, libre de químicos y a precio accesible. El encargado de representar a este proyecto en la gran final fue Hugo Rogelio Estrada de On Aliat

Envase reutilizable para personas con discapacidad visual, con esta idea se busca ayudar a las personas con este problema a ser más independientes y ayudarlas a identificar el contenido de la botella marcadas con código braille. El representante de este proyecto fue César Iván Quezada de Universidad La Concordia campus Forum.