¿Te has propuesto aprender cómo emprender? Se trata de un desafío que a todo joven y adulto le conviene plantearse si anhela prosperidad, crecimiento e independencia.

Con esto no queremos decir que un empleo no pueda brindar grandes beneficios. Al contrario, los trabajos también promueven el desarrollo personal y ayudan a construir un patrimonio.

Sin embargo, no podemos negar que ser nuestros propios jefes es algo que, al menos, hemos soñado en alguna ocasión en nuestra vida y lo podemos lograr a través del emprendimiento.

Por esa razón, hoy queremos compartir 5 valiosos consejos para aprender los elementos necesarios para crear y dirigir con éxito un negocio propio.

¡Sigue leyendo!

1. Estudia una carrera universitaria (preferiblemente sobre negocios)

Las carreras universitarias no están peleadas con el emprendimiento y, al contrario, te capacitan para crear y gestionar negocios de manera rentable.

Si tu sueño es emprender, es conveniente que consideres las licenciaturas relacionadas con los negocios, como Administración de Empresas, Comercio Internacional y Contaduría Pública.

Cada una de estas carreras cuenta con objetivos específicos y abordan diversas áreas en común que son fundamentales para el emprendimiento, entre éstas:

Habilidades directivas

Gracias a este tipo de alternativas de formación universitaria desarrollarás las cualidades de un líder empresarial, tales como:

  • Proactividad
  • Sinergia
  • Gestión de información
  • Delegación de funciones

También, las habilidades directivas abarcan la toma de decisiones y la creación de planes de acción eficientes y estratégicos.

Análisis de entornos

Si te preguntas cómo emprender o qué debes saber para hacerlo, es importante que entiendas muy bien la importancia del análisis de entornos.

Así como en toda organización existen fortalezas, debilidades y principios, todo lugar conlleva oportunidades, desafíos y riesgos.

Un buen emprendedor es aquel que aprovecha el entorno para potenciar las capacidades de su organización y, además, desarrolla mecanismos y planes para protegerse de amenazas exteriores.

Para que puedas comprender y aprovechar las particularidades del lugar donde opere tu negocio y el mercado al que pertenezca, este tipo de estudios pondrá a tu disposición materias como Macroeconomía y Microeconomía.

Administración de proyectos

El emprendimiento conlleva labores diarias y procesos sistematizados que forman parte de la vida operativa de un negocio.

Además de esto, demanda actividades que van más allá del día a día y que forman parte de proyectos de gran alcance para cada organización, el cumplimiento de su visión y la expansión sustentable.

Por ese motivo, carreras como Administración de Empresas y Comercio Internacional también te enseñarán a gestionar proyectos y promover y dirigir acciones orientadas al mediano y largo plazo.

Sumado a todo esto, una universidad de calidad cuenta con un programa de emprendimiento interno que pule las habilidades de liderazgo empresarial de los estudiantes.

Como parte de este programa, las instituciones desarrollan eventos donde compiten planes de negocio de diferentes estudiantes, plataformas de formación en línea y asesoría continua.

2. Conoce y analiza historias de éxito de otras compañías

El emprendimiento es sinónimo de superación y crecimiento. En medios de comunicación y en el cine encontrarás miles de historias de éxito de empresas y organizaciones corporativas.

Conocerlas, además de resultar entretenido e interesante, te será de gran ayuda para aprender cómo emprender un negocio y llevarlo hacia la expansión y una mayor rentabilidad.

Cuando interactúes con este tipo de historias, fíjate muy bien en los momentos cumbres, las decisiones más valiosas y los elementos que le dieron a un proyecto originalidad y le permitieron conectar con el público.

También es importante que analices muy bien cómo fueron concebidas empresas que han tenido éxito, ya que el punto de partida tiene una gran influencia en el posterior crecimiento de un negocio.

Una compañía sustentada en bases y principios inestables e incoherentes tiene muy pocas probabilidades de resistir el paso del tiempo y diferentes desafíos.

Aunque cada emprendimiento es distinto y plantea desafíos específicos, no está de más tener como referencia casos de éxito y planes de acción que han resultado efectivos para determinadas situaciones.

3. Lee sobre el mundo de los negocios

Existen millones de libros sobre el mundo de negocios que valoran aspectos como la industrialización, la transformación digital, los patrones de consumo y la competitividad.

Tomarlos en cuenta te ayudará a comprender cómo funcionan los mercados y el impacto que tienen en la vida diaria de las personas y en las naciones.

De alguna manera, las empresas y los negocios en general mueven el mundo. Entre otras cosas, influyen en la apreciación o devaluación de monedas, en la reducción o ampliación de oferta de bienes y servicios y en el desarrollo humano a través del trabajo digno.

4. ¡Ponte a prueba!

No hay mejor forma de aprender que a través de la práctica, así que ¿por qué no pones en marcha pequeñas ideas comerciales que te ayuden a familiarizarte con el comportamiento de los consumidores, la competencia y las estrategias?

Quizás aún no conoces lo suficiente sobre el emprendimiento como para solicitar apoyo financiero para crear tu propio negocio o destinar todos tus ahorros a un proyecto. Sin embargo, puedes dar pequeños pasos, como vender algún tipo de artículos, incluso usados, a través de plataformas online, o comercializarlos entre tus familiares, amigos y vecinos.

También, piensa cómo monetizar tus talentos. Por ejemplo, si dominas el inglés, puedes ofrecer servicios de traducción.

Por supuesto, debes acompañar todos estos pasos con la capacitación formal para emprender, como el estudio de una carrera universitaria.

5. Organiza la administración de tus finanzas

Generalmente, las personas llevan sus finanzas de manera desorganizada y sin ningún tipo de control. Son muchos los que piensan que mientras el dinero alcance para pagar la cuenta, todo está bien.

Sin embargo, un futuro empresario debe tener otra filosofía, así que es momento de que organices la administración de tus finanzas. Así te prepararás de a poco para dirigir tu propio negocio.

Desarrolla el hábito de anotar tus ingresos, gastos y buscar métodos de ahorro, que en el mundo empresarial se conoce como reducción de costes.

Si controlas tus gastos y constantemente buscas formas de aumentar tus ingresos, llegarás a un punto de estabilidad financiera, en el que podrás realizar inversiones, adquirir importantes activos y diversificarte. Y lo mismo sucederá si sigues este principio al dirigir tu compañía.

¡Perfecto! Ya conoces 5 formas de aprender cómo emprender, así que, ¡manos a la obra! Capacítate, nútrete de información valiosa y comienza a familiarizarte con el mundo de los negocios.

¿Te resultó interesante este artículo? Si tienes alguna inquietud o duda sobre este tema, ¡escríbenos en la caja de comentarios!