A pesar de que muchas personas creen que no tienen capacidad de autoaprendizaje, la realidad dista bastante de ese mito.

Y es que todos podemos desarrollar capacidades autodidactas. Es cierto que a algunos se les puede dificultar más que a otros, pero en realidad el autoaprendizaje es la manera más natural que tenemos de aprender.

Ponte a pensar; la educación institucional no tiene tanto tiempo en la historia, pero nosotros en la Tierra llevamos miles de años aprendiendo por nuestra cuenta.

¡Esto nos indica que las personas tenemos esa habilidad innata! Y para que sepas más de ella, en esta lectura descubrirás algunas formas de lograr ser autodidacta y la importancia que tiene esta actitud-aptitud en tu desarrollo profesional. ¡No dejes de leer!

¿Por qué es importante el autoaprendizaje?

Podemos definir al autoaprendizaje como la habilidad del aprendiz de obtener conocimientos sin necesidad de la guía de un tutor.

Desarrollar esta habilidad es crucial sobre todo para tu crecimiento profesional, ya que, al egresar o trabajar, habrá mucha información y conocimientos que deberás obtener por tu cuenta.

Si tu objetivo es laborar en una empresa, crecer en tu trabajo o incluso emprender tu propio negocio, la habilidad del autoaprendizaje es algo que deberás practicar siempre.

Pero, ¿por qué es importante?

Fácil, vivimos en una fuente inagotable de nuevos conocimientos, donde desarrollar tu lado autodidacta te permitirá formarte constantemente y trabajar las habilidades que requieras para reforzar tus talentos y volverte más competitivo.

Asimismo, el autoaprendizaje te abrirá un mundo de posibilidades laborales o de emprendimiento. 

¿Cómo puedo ponerlo en práctica?

Para animarte a reforzar tu lado autodidacta, a continuación te mostraremos algunas herramientas que te ayudarán a cumplir este objetivo, así como las habilidades que te conviene desarrollar.

¡Pon manos a la obra!

Entrena tu disciplina

La base del autoaprendizaje es la disciplina. Mantenerte enfocado hará que tu aprendizaje sea efectivo y tengas foco constante en lo que es importante para ti.

Sabemos que la disciplina no siempre es fácil de mantener… ¡Y cómo no!, si estamos rodeados de un sinfín de distractores en nuestra vida cotidiana, como el teléfono o las redes sociales.

Sin embargo, a pesar de que estamos envueltos en esas distracciones, también es cierto que nos encontramos en el mejor momento para recolectar y cotejar información, pues ahora casi cualquier conocimiento está a nuestro alcance gracias a la tecnología.

¡Usa esto a tu favor!

También quisiéramos mostrarte algunos consejos que puedes aplicar para desarrollar tu disciplina:

  1. Ten objetivos: un objetivo central al día te dará claridad sobre lo que quieres cumplir
  2. Busca tu espacio: encontrar un espacio donde te sientas cómodo te mantendrá relajado y dispuesto a aprender
  3. Encuentra tu horario: maneja un horario donde te sientas a gusto para estudiar, y cúmplelo
  4. Mantén la motivación: la motivación es la gasolina de la disciplina. Para mantenerte motivado constantemente te recomendamos tener muy en claro las habilidades que adquirirás al aprender algo nuevo, así la motivación no se apagará
  5. Elimina posibles distractores: todo lo que consideres que te desvía de tu objetivo será mejor mantenerlo alejado o apagado.
  6. Establece metas cortas: aunque sean pequeñas, cúmplelas y sentirás que avanzas (esto también te ayuda con la motivación)
  7. Toma descansos: no te satures, el tiempo de descanso sirve para refrescar la mente y continuar con más ímpetu.

Aprovecha las herramientas que tienes a tu alcance

¿Recuerdas que comentamos que la tecnología puede ser tu potenciador y tu distractor?

En este caso queremos que veas a la tecnología como tu mejor aliada. Existe un gran número de aplicaciones que te ayudarán a mantenerte productivo. 

De igual forma, hay muchas plataformas de educación en línea que te pueden ayudar en tu búsqueda de conocimiento.

Estas son algunas de las aplicaciones web que puedes usar para trabajar mejor

  1. Asana: aplicación que te permitirá organizar tus tareas según el progreso logrado. Con ella puedes programar tus horas de estudio o tus metas del día
  2. Time doctor: aplicación que sirve para medir el tiempo que te toma realizar tus tareas o estudios. Con ella verás qué tan productivo eres y tus horas de estudio efectivas
  3. Slack: aunque esta aplicación está pensada para equipos de trabajo, puedes instalarla para usarla de manera personal y tener un espacio donde guardar información importante así como ponerte recordatorios
  4. Whimsical: aplicación web donde podrás realizar diagramas de flujo o mapas conceptuales con mucha facilidad. Con ella podrás repasar de manera gráfica la información que has estudiado.

¡Lo mejor de todo es que estas aplicaciones son gratuitas!

Pon en práctica lo que has aprendido

Busca la manera de poner en práctica el conocimiento adquirido. Para ello es recomendable que, al momento de decidir qué estudiarás de manera autodidacta, investigues sobre cómo y dónde aplicar tus conocimientos.

No subestimes tus logros

Nunca, nunca, pero nunca subestimes los logros que has tenido. Aunque parezcan pocos, realmente son un gran avance.

El hecho de subestimar lo que has aprendido te impedirá poner en práctica tu conocimiento.

¡No tengas miedo!

Tampoco te confíes

Lo contrario a subestimarse sería estar completamente confiado. No es malo tener confianza en lo que has aprendido, no obstante, recuerda que siempre habrá algo nuevo que aprender.

Para concluir

Todos podemos ser autodidactas y desarrollar las habilidades de autoaprendizaje. Sólo es cuestión de establecerse objetivos y avanzar hacia ellos.

Por último, te queremos recomendar que nunca pierdas la curiosidad por aprender cualquier habilidad nueva que pueda enriquecerte como profesional y como persona. Recuerda que cada conocimiento adquirido es valioso.

¿Qué te ha parecido la lectura? ¡Deja en los comentarios tu opinión sobre la importancia del autoaprendizaje y cómo lo aplicarías en tu vida diaria!