Sin duda, la crisis de la pandemia ocasionada por el COVID-19 continúa impactando en ámbitos tan diversos como el económico, político, empresarial, de salubridad, así como dos importantes que nos atañen como lo son el educativo y familiar.

 

Los últimos informes del Banco Mundial nos indican que 85% de estudiantes en todo el mundo no pueden asistir a clases porque los centros escolares permanecen cerrados, lo cual significa que alrededor de más de mil millones de personas se han visto afectadas por esta pandemia a nivel educativo. Si a esto le sumamos que muchos empleos se han perdido gracias a la inevitable recesión mundial económica, encontraremos que la deserción escolar va en aumento y, por ende, la desigualdad sigue el mismo camino.

 

Y, aunque las instituciones educativas han reaccionado de una manera rápida y eficaz, no podemos ignorar que, al migrar a un esquema de educación a distancia, muchos alumnos se han quedado rezagados por motivos económicos y de acceso a recursos tecnológicos fundamentales. De igual manera, los estudiantes se han visto inmersos en una serie de consecuencias que el distanciamiento social genera como: estrés, depresión y angustia.

 

Al mismo tiempo, en la incertidumbre del escenario económico actual ocasionada por la pandemia COVID 19, muchos estudiantes que trabajan para darle continuidad a su formación, están viendo truncados sus sueños por tener una carrera profesional.

 

Por ello, para Aliat Universidades es fundamental apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que nos definen la línea a seguir para dar a nuestros jóvenes una educación basada en la igualdad, la diversidad y la inclusión. Y en este sentido, a través de nuestra Fundación Aliat -la cual fue creada en 2017 con la finalidad de impulsar la movilidad social a través del acceso a la educación y a la innovación social para la ampliación de oportunidades- presentamos la campaña “Padrinos”, con la cual buscamos beneficiar a más de 500 estudiantes de bachillerato y licenciatura para que puedan superar esta etapa de especial dificultad y continuar su formación, con el fin de ampliar sus oportunidades futuras de movilidad social.

 

Este es un programa de recaudación que invita al público en general a “apadrinar” a un educando a través de un donativo que le ayude a cumplir sus metas y sueños de concluir una carrera universitaria. Para participar, los interesaos pueden hacerlo a través de la página de Fundación Aliat (https://fundacionaliat.org/padrinos), así como en las plataformas Donadora y Fondify. De igual manera, cuenta con el apoyo de las organizaciones MéxicoXMéxico, Red de Asociaciones y Fundaciones Empresariales y #AyudaDesdeCasa, para lograr el objetivo de sumar aliados y beneficiar a los jóvenes afectados por esta crisis. La vigencia será del 13 de julio al 7 de septiembre.

 

Nuestro objetivo en Aliat Universidades es seguir fomentando la educación como uno de los factores más importantes de movilidad social y la llave para transformar vidas, por ello queremos mantener nuestro compromiso de facilitar el acceso a los jóvenes a un aprendizaje de calidad que les permita desarrollar al máximo su potencial y alcanzar un mejor futuro.

 

“Para nosotros una beca es, sobre todo, un mensaje de solidaridad para el alumno, que le dice que no está solo en este momento de dificultad.  Que aquí estamos quienes creemos que sus sueños importan, que su futuro importa y, por eso, estamos apostando por respaldar su esfuerzo.

 

De ahí la invitación a sumarse como Padrinos y que este mensaje llegue al mayor número posible de estudiantes que hoy nos necesitan”.

 

Nora Méndez

Directora de la Fundación Aliat

 

Para más información escríbenos a contacto@fundacionaliat.org