Administrar una empresa es una tarea que conlleva múltiples tareas y que implica una gran responsabilidad. Esto se debe a que gestionar de manera adecuada un negocio es, en gran parte, lo que permite que éste alcance los objetivos que se planteé.

Ahora bien, ¿qué significa exactamente administrar una compañía? Según Héctor Gutiérrez Zamora, Director Institucional de Administración Aliat, “se trata de controlar, planear, definir estrategias y lograr los resultados y el buen término de todas las acciones de la compañía”.

Esto incluye la correcta administración de los recursos financieros, humanos y tecnológicos, el posicionamiento de los productos que se quieran comercializar, el registro de todas las transacciones que se realicen, la obtención de fondos para cumplir con las metas, pagar los salarios y poner en marcha las campañas publicitarias, y la inversión de las utilidades.

Sin duda, liderar una compañía desde el área administrativa representa un gran reto que requiere de una formación muy vasta y especializada, además de una amplia experiencia. Por eso, hoy te hablaremos de algunas de las claves para lograr esta tarea con éxito.

1. Contar con un buen equipo de trabajo

Lo más importante para administrar una empresa y lograr los objetivos que se establezcan para ésta es formar un equipo de colaboradores que tengan un alto desempeño en sus labores, que cuente con habilidades de liderazgo y que esté comprometido con la compañía.

Toma en cuenta que de nada sirve tener todos los recursos financieros necesarios para operar, si los trabajadores no son capaces de colaborar juntos en busca de un objetivo.

2. Manejar adecuadamente los recursos financieros

Controlar y gestionar el dinero de una compañía de manera eficiente, en palabras de Gutiérrez Zamora, tiene que ver con contar con recursos suficientes para operar, generar nóminas, desarrollar nuevos productos y lanzar campañas de ventas. De hecho, comenta que la caja de una compañía es una especie de termómetro que te ayuda a identificar si una empresa va por buen camino o tiene que hacer cambios.

Algunas buenas prácticas que recomienda este profesional, son: seguir de cerca los mercados y estar enterado de cómo se mueve el dólar, las tasas de interés y la economía mundial en general para detectar riesgos u oportunidades para los recursos, y ser conservadores al momento de gestionar el dinero, de manera de que no se especule con recursos que son importantes para la operación.

3. Establecer controles

Con este punto nos referimos a definir medidas en todas las áreas de la empresa para evitar fugas de dinero o información. Para esto, es importante contar con herramientas que protejan todos los datos y los recursos, además de sistemas que eviten que los programas internos sean hackeados.

Eso sí, también se pueden establecer otras medidas más directamente relacionadas a los colaboradores. Un ejemplo es que los cheques siempre tengan que estar firmados por 2 personas, para que el control de estos no recaiga únicamente en un empleado.

4. Automatizar todos los procesos posibles

Administrar una empresa, como lo dijimos al principio del material, significa controlar, planear y medir todos los aspectos relacionados a una compañía. En este sentido, automatizar los procesos dentro de las instituciones es una labor clave, puesto que permite optimizar los tiempos y la calidad de todas las actividades que se realicen.

Toma en cuenta que los profesionales que egresan de licenciaturas del área administrativa se preparan para tomar decisiones, interpretar datos y crear estrategias. Entonces, al contar con herramientas que recolecten datos, agilicen las actividades, almacenen información, realicen los registros contables, entre otras cosas, pueden utilizar su tiempo en aquellas labores que son más acordes a su especialización y que son más significativas para el crecimiento del negocio.

5. Cumplir estrictamente con todas las normas

Gutiérrez Zamora menciona que para llevar al éxito a cualquier compañía es imprescindible que se sigan al pie de la letra todas las normas comerciales, fiscales, laborales, ambientales, tributarias y contables.

Es muy importante que los profesionales de la carrera de Administración tengan muy claro qué prácticas están permitidas dentro del sector al que se dedican y cuáles deben evitarse. Esto garantiza que la empresa siempre camine hacia el lugar correcto.

6. Tener un buen gobierno corporativo

Dentro de la jerarquía de una compañía, el nivel máximo lo tiene la asamblea de accionistas, quienes ponen el capital para que ésta pueda operar. De ahí, lo ideal es que se cuente con un órgano que sea quien rija todos los esfuerzos dentro de la empresa y que contrate al director general y los encargados de cada uno de los departamentos de la compañía, quienes tendrán en sus manos la tarea de ejecutar todas las estrategias.

Sumado a esto, es recomendable que en todo negocio existan comités que vigilen de cerca todos los procesos internos a través, por ejemplo, de auditorias. Estos deben trabajar para la empresa, pero deben de ser independientes.

¡Bien! Si has leído hasta aquí, ya conoces algunas de las claves para administrar una empresa de forma exitosa. Sin embargo, es posible que te preguntes cómo es que puedes aprender a poner en práctica todos los puntos que mencionamos y, por eso, te hablaremos un poco sobre la carrera de Administración.

Y es que esta opción académica ofrece una formación amplia sobre todas las áreas que integran a las compañías, como finanzas, capital humano, almacenes, compras, mercadotecnia, entre otras, y te permite conocer las herramientas para gestionar una institución eficientemente. Eso sí, es recomendable que después de cursar esta licenciatura optes también por cursar una especialización o posgrado en un sector empresarial específico, de tal forma que puedas profundizar más en éste.

En caso de que te interese dirigir una compañía e impulsar tu desarrollo profesional, ten presente que la licenciatura en Administración de Empresas puedes encontrarla en la modalidad de Licenciaturas Ejecutivas, las cuales cuentan con horarios flexibles y una duración menor a los programas tradicionales.

¿Tienes alguna duda o comentario sobre lo que hablamos en este texto? ¡Escríbenos en la sección de comentarios!